domingo, 22 de junio de 2014

MITOS Y REALIDADES

Algunos de los mitos más establecidos en el tema de estudio son:
Ÿ El alumnado con altas capacidades triunfa académicamente y en todas las áreas. Algunos de ellos pueden destacar en algún dominio del saber, pero no necesariamente en todos, así como algunos pueden llegar a fracasar escolarmente.
Ÿ El alumnado con altas capacidades intelectuales avanza por sí mismo, y puede lograr el éxito académico sin necesidad de ayuda. A pesar de que aprenden rápido y con facilidad, necesitan que se les oriente, apoye y estimule para poder desarrollarse en todos sus capacidades. Además, si no se responde adecuadamente a las características y necesidades del alumnado es probable que surjan reacciones y comportamientos inadecuados.
Ÿ Estos niños/as necesitan de una atención específica e incluso terapéutica. Es importante hacer notar que no todos los niños/as con altas capacidades intelectuales necesitan ayuda especial. Muchos de ellos se encuentran bien adaptados a su entorno y no hace falta que se les dé un tratamiento específico.
Ÿ Es fácil detectarlos y/o es definitorio obtener un CI superior a 130. La tipología de este alumnado es muy amplia y heterogénea y en ocasiones, pueden pasar desapercibidos o se puede dar lo que se denomina “la sobredotación encubierta”. Por ello, es necesario seguir rigurosamente el proceso de detección de forma colaborativa entre la familia y la comunidad educativa. La obtención de un CI elevado no puede ser el único determinante de la alta capacidad.
Ÿ No necesitan estimulación e incluso les puede perjudicar. La estimulación es fundamental para el desarrollo humano. Necesitan atención y estimulación adecuada a sus competencias, de lo contrario no desarrollarán sus potencialidades.
Ÿ Tienen problemas para relacionarse con los de su edad. Al igual que el resto de sus compañeros o compañeras, algunos pueden tener necesidad de trabajar estrategias de relación social, pero no es generalizable a este colectivo, si bien es cierto que suelen buscar personas con las que puedan interactuar, compartir temas de interés y en ocasiones las encuentran en mayores.
Ÿ Se trata de personas inestables, débiles, enfermizas que triunfan en el ámbito académico o profesional, pero no en lo social; o todo lo contrario, que son líderes y que gozan de una excelente salud emocional. El alumnado con altas capacidades, en general, se adapta bien al entorno, pero la variabilidad caracterial es muy amplia. Sus características diferenciales (cognitivas, disincronía, emocionales…) deben ser debidamente atendidas.
Ÿ Estos niños/as generalmente se aburren en la escuela. Esto puede suceder si la escuela no responde a sus capacidades, ritmo de aprendizaje, si es repetitiva y rutinaria, y no da lugar a la creatividad.
Ÿ Existen más niños que niñas con altas capacidades. Conforme la edad avanza, el número de niñas detectadas tiende a disminuir y, a nivel mundial, de cada 10 niños identificados aproximadamente 3 son niñas y 7 niños; los expertos atribuyen esta diferencia a los patrones sociales y culturales vigentes.
Ÿ Todos los niños/as con altas capacidades son precoces y desde muy pequeños pueden mostrar sus características. Aunque esta situación es frecuente, no siempre son niños o niñas con un desarrollo precoz. Algunos de ellos pueden presentar un desarrollo normal e incluso tardío.

Ÿ Hay más personas con altas capacidades entre quienes provienen de niveles socioculturales altos que entre los que viven en otros más desfavorecidos. Sabemos que ni la raza, ni  la cultura, ni el nivel social determinan su existencia, pero la influencia del medio ambiente es determinante, pudiendo ejercer una influencia positiva o negativa en estos niños/as.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada