sábado, 14 de junio de 2014

CARACTERÍSTICAS DEL ALUMNADO CON ALTAS CAPACIDADES

El alumnado con altas capacidades conforma un grupo heterogéneo, al igual que el resto de la población. Las características que enumeramos interactúan entre sí, con el medio cultural y social, posibilitando un mayor o menor desarrollo en algunas de ellas. Las características más frecuentes y significativas, que encontramos en las personas con altas capacidades intelectuales son las siguientes:
  • Gran curiosidad y ganas por aprender desde muy pequeños.  
  • Muestran alto nivel de actividad, energía y concentración.
  • Capacidad para razonar de manera compleja.
  • Atienden a las relaciones entre distintos hechos y situaciones.
  • Maduración precoz, y/o disincronía entre las diferentes áreas del desarrollo.
  • Gran memoria a largo plazo.
  • Dominio del lenguaje, vocabulario preciso y rico.
  • Pueden ser sensibles ante los mensajes no precisos o ambiguos.
  • Pensamiento simbólico, abstracto.
  • Aprenden con mucha rapidez, a menudo de manera inductiva y con capacidad de establecer relaciones entre la información obtenida de diferentes contextos y situaciones.
  • Alta sensibilidad e intensidad emocional.
  • Gran sentido del humor, elaborado, impropio para su edad.
  • Creatividad, imaginación rica en detalles, flexibilidad y fluidez.
  • Capacidad para enfocar y resolver los problemas de manera diferente, de proponer varias alternativas, de ver más allá de lo aparente y de anticipar consecuencias.
  • Tendencia a realizar bien las tareas y a mejorar las cosas.
  • Intereses y preocupaciones amplias y propias de niños/as de mayor edad, pudiendo mostrar vastos conocimientos sobre un tema.
  • Motivación intrínseca, fuerza de voluntad e independencia de pensamiento.
  • Preocupación temprana por problemas sociales: injusticias, guerras, hambre, ecología.
  • Capacidad crítica con las normas y necesidad de conocer sus razones.

Estilos de aprendizaje:
El estilo de aprendizaje lo entendemos como una tendencia global de un alumno/a a la hora de aprender y como tal tendencia no es algo fijo e inmutable, sino que está en continua evolución. Tiene relación con los canales sensoriales preferidos en el procesamiento de la información: visuales, auditivos, táctiles…
Los alumnos y alumnas con altas capacidades intelectuales pueden:
  • Aprender más rápido, con más facilidad y de forma diferente a sus compañeros/as.
  • Enfrentarse a contenidos más complejos que las personas de su edad.
  • Mostrar gran capacidad de atención y observación hacia las personas o las cosas.
  • Poseer un alto nivel de energía, capacidad de concentración y persistencia.
  • Ocuparse de varias temas a la vez y pueden enfocar un problema desde ópticas diferentes.
  • Manifestar un buen potencial de aprendizaje y son alumnos/as que con poco esfuerzo obtienen un alto rendimiento (Calero, 2007).
  • Realizar un aprendizaje inductivo, es decir, tienen gran facilidad para relacionar la información obtenida en diferentes contextos y extraer conclusiones.

Intereses y motivaciones:
Estos alumnos y alumnas pueden:
  • Manifestar un alto grado de motivación, entendida como el compromiso con la tarea y la persistencia en la resolución de problemas.
  • Mostrar una amplia gama de intereses y preocupaciones tempranos que no son propios de la edad (creación del universo, muerte, trascendencia, lo que está bien o mal, la justicia, extinción de especies como los dinosaurios, biografías de personas relevantes, colecciones…).
  • Sentir gran curiosidad y ganas de aprender.
  • Presentar una mayor motivación intrínseca.
  • Cuestionar problemas de la vida real.
  • Preocuparse por problemas éticos.

Características cognitivas:
  • Los alumnos/as con altas capacidades pueden:
  • Utilizar e interpretar el lenguaje de manera rica y muy precisa.
  • Ser capaces de comunicar sin lenguaje, de interpretar las emociones sutiles para entender el lenguaje no verbal.
  • Tener unos recursos de gestión de la memoria muy eficaces. Su estilo de recuerdo es más reconstructivo que recuperativo.
  • Poseer flexibilidad cognitiva, es decir, capacidad para afrontar una situación novedosa, para adaptarse a un cambio, etc.
  • Desarrollar habilidades metacognitivas.
  • Mostrar una gran velocidad en la adquisición y procesamiento de la información.
Imaginación y creatividad:
La creatividad es una capacidad que poseemos todos los seres humanos. En las personas con altas capacidades se trata de una característica muy significativa que puede observarse desde muy temprana edad y que puede manifestarse de muy diferentes maneras y grados. Según Clark (2008) en las personas con altas capacidades, la creatividad debe abordarse de una manera global, desde una perspectiva cognitiva, emocional, física/sensorial e intuitiva.
El alumnado con altas capacidades intelectuales suele presentar:
  • Curiosidad: desde pequeños observan, miran, exploran o preguntan constantemente. Manifiestan un gran sed por conocer, por obtener respuestas a sus dudas, además, sus preguntas suelen ser inusuales en niñas/os de su edad. Con frecuencia se impacientan por la demora en la respuesta a la cuestión planteada y
  • Originalidad. Creación de nuevas ideas.
  • Imaginación rica en detalles. Buscan nuevas maneras de enfocar y realizar las cosas. Son hábiles en imaginar y crear historias, proponer nuevas soluciones originales.
  • Fluidez de pensamiento,  de combinación de ideas y conocimientos. También pueden generar muchas y variadas propuestas y respuestas a un mismo tema.
  • Integración de conocimientos provenientes de distintos ámbitos y su uso en la resolución de una tarea o actividad.
  • Necesitan conocer el porqué de las cosas, de las normas…
  • Facilidad para imaginar situaciones inacabadas, para inventar historias…
  • Capacidad para romper los moldes, normas y hábitos establecidos y osadía e independencia en sus propuestas.
  • Tendencia a investigar, a utilizar los recursos de manera diferente. Suelen tener gran variedad de intereses que a veces no comparten sus compañeros/as.
  • Pueden ver más allá de lo aparente.
Es importante recordar que algunas veces pueden enfocar su creatividad hacia el mundo artístico y figurativo: música, escultura, pintura, teatro, pero también hacia la investigación, mecánica, inventos, utilizaciones diferentes a las habituales, trabajos de clase, manera de vestir, juegos etc.

Características diferenciales de género:
Las alumnas con altas capacidades intelectuales merecen especial atención puesto que el hecho de tener altas capacidades no les hace inmunes a la realidad social en la que están insertas y en la que todavía las niñas, las chicas, las mujeres… siguen sufriendo la desigualdad de género. Diferentes investigaciones han reflejado las diferencias que pueden presentar las chicas con altas capacidades en comparación a los chicos: Hollingworth, L. (1926); Reis, S. (1999); Silverman (1993); Kerr, B. (1994); J. Willis & Willinsky (1999). Estos estudios ofrecen luz para conocer y comprender estas diferencias y sus causas así como presentar propuestas de actuación a nivel escolar y familiar.
Por un lado se constata la existencia de una mayor dificultad respecto a la identificación de las chicas como alumnas con altas capacidades, ya que por cada diez personas identificadas siete son chicos y solamente tres chicas. Esta proporción comienza a disminuir desde la etapa primaria donde los chicos son el 52% y las chicas el   48% (Pérez y Domínguez, 2000) pero que al llegar a la adolescencia parecen desaparecer. Respecto a la falta de rendimiento, en el caso de los niños empieza a decaer desde los primeros cursos de primaria y sin embargo entre las niñas esto suele ocurrir después de la pubertad (Reis, 1999). Respecto a las diferencias intelectuales entre ambos géneros, aunque algunos estudios atribuyen alguna superioridad a uno u otro género, en algunos campos, estas diferencias parecen ser debidas más a factores educativos y ambientales que de otro tipo. En los comportamientos observables referidos al descontento, a la falta de motivación o al malestar, los niños exteriorizan más su rebeldía y las niñas optan más por callarse y conformarse.
Entre los factores que pueden contribuir a la falta de éxito entre las niñas, la autora atribuye a los estereotipos culturales, a los roles sexuales y a los mensajes contradictorios un papel primordial. Se ha constatado que los/as educadores tratan de diferente manera alas chicas en la escuela y en la Universidad. Por otra parte, el miedo al éxito y a trasgredir lo esperado en su género, la poca planificación del fututo a medio y largo plazo, el perfeccionismo que pretenden alcanzar algunas niñas en todo lo que hacen junto a la escasa orientación profesional que reciben contribuyen a esta realidad. Parece darse entre las chicas un conflicto entre la feminidad y el talento, un menor rendimiento en matemáticas y ciencias, menos intereses y aficiones comparados con los chicos, menores expectativas profesionales y una baja autoestima.
Respecto al desarrollo de la identidad, muchas mujeres tienden a definirse más por sus relaciones con los demás y con lo que la sociedad espera de ellas y que son más vulnerables a las dificultades a la hora de elegir o adoptar roles no tradicionales. Autoras como L. Pérez y Domínguez (2000) opinan que debido a la presión social que ejerce una percepción estereotipada de los papeles masculinos y femeninos, las chicas tienden a conformarse con un papel que les lleva a la disminución de su autoconcepto. La presión de los estereotipos sociales puede condicionar las expectativas y llegar a convertirse en barreras sociales. Así, al llegar a la adolescencia, podemos encontrarnos con chicas socialmente muy adaptadas, conformistas, preocupadas por su imagen y por su interacción con los demás, que pueden camuflar o renunciar a su alta capacidad, con una autoestima baja y que buscan ser aceptadas por los demás.

Características sociales y emocionales:
Las altas capacidades tienen tanto un componente cognitivo como emocional. Históricamente ha existido la creencia de que las personas con altas capacidades intelectuales eran emocionalmente débiles, inestables, raras, e incluso enfermas, habiendo sido mantenida desde la literatura, el periodismo, la filosofía, la medicina o la psicología y ha contribuido a mantener muchos de los estereotipos y prejuicios existentes. Contrariamente a esta idea, algunas investigaciones recientes han contemplado la superioridad emocional de estas personas respecto a sus congéneres en lo que se refiere a la madurez emocional, el autoconcepto, la asertividad etc. Hoy en día, sin embargo, existe unanimidad entre los/as investigadores y teóricos de las altas capacidades en considerar el aspecto emocional como parte intrínseca de las altas capacidades y en la idea de que poseer una alta capacidad no supone la existencia de problemas de tipo emocional.
Todas las personas, independientemente de su edad, sexo, raza, cultura, capacidad, etc., necesitan un desarrollo pleno y equilibrado, de todos los aspectos y ámbitos de su persona: intelectuales, físicos, sociales y emocionales. Aunque la psicología ha tratado la inteligencia y las emociones como dos ámbitos diferenciados de la personalidad, las aportaciones más recientes, desde la psicología hasta las neurociencias Sternberg (1999), H. Gardner (2005), Damasio (2005), entre otros/as, han subrayado la importancia e influencia que tienen las emociones en el desarrollo cognitivo, para valorar las consecuencias de nuestros actos, para planificar los comportamientos o para la secuenciación. Por lo tanto, es fundamental, tratar el aspecto emocional del alumnado con altas capacidades conjuntamente con el aspecto cognitivo y social.
Estas características sociales y emocionales en el alumnado con AACC hacen referencia a estos aspectos:
Intensidad emocional. La intensidad emocional se considera como una de las más definitorias y parte intrínseca de las altas capacidades y fue descrita por pioneras en el estudio de las altas capacidades y fue descrita en el estudio de las altas capacidades como  L. Hollingworth, K. Dabrowski… y más recientemente por L.K. Silverman, M. Piechowski, L. K. Sword o E. Landau. La intensidad emocional demuestra una vida interior rica y compleja, plena de emociones profundas y es lo que hace que las personas disfruten de la vida, sientan la alegría de vivir la pasión por aprender, desarrollar un talento y estar motivadas por la consecución de logros. Puede manifestarse de diferente manera: empatía, preocupación por los sentimientos de los demás, por la muerte, sensibilidad y profundidad en las relaciones, apego a los animales, miedos, sentimientos de inferioridad o de inadecuación, profundidad en las relaciones, apego a los animales, miedos, sentimientos de inferioridad o de inadecuación, profundidad de sentimientos: alegría, tristeza, ambos a la vez. Corporalmente se puede expresar con movimientos, tics, actividad física.

Intensidad sensorial, se manifiesta mediante una alta capacidad sensorial y de placer/displacer elevados ante los sonidos, el ruido, la música, los olores, los sabores, las texturas, los colores, la belleza… Esta característica ha sido ampliamente estudiada y descrita por K. Dabrowsdi, M. Piechowski o T. Cross, entre otros/as, y denominada como “overexcitabilities”.

Independencia de creencias y opiniones ante las demás personas o ideas vigentes en la sociedad lo que puede manifestar obstinación o rebeldía.

Desarrollo moral y del sentido de la justicia desde pequeños, con opiniones y valores propios. Tiende hacia valores universales como justicia, paz equidad y preocupación hacia el sufrimiento en el mundo: guerras, hambre, contaminación, cambio climático. Busca el aspecto ético cuestionando y preocupándose por lo que está bien y mal; se rebela ante las injusticias y no acepta que se incumpla la palabra dada y la necesidad de comprender y cuestionar las normas sociales y morales.
Sentido agudo de la crítica respecto a si mismos/as y con los demás. Se manifiesta en la disconformidad ante la mediocridad, la ambigüedad, la exigencia de calidad.

Sentido del humor que puede se elaborado, irónico, inteligente incluso corrosivo. Buscan el aspecto lúdico divertido de las cosas y las situaciones y al no ser siempre comprendido puede interpretase como muestra de llamadas de atención o de protagonismo.

Perfeccionismo entendido como una necesidad de realizar bien las tareas, de conseguir logros, de mejorar, perseverar. Lo simple pude ser convertido en complejo. Subyace una gran motivación intrínseca. Puede ir acompañado con el miedo al fracaso y con una baja tolerancia a la frustración.

Tendencia al control interno de la conducta y a modificar el comportamiento de acuerdo a las diferentes demandas sociales, cognitivas y/o emocionales que surgen en situaciones específicas. Calero (2007) lo llamaría autorregulación.


Posibilidad de manifestar estados de inquietud, impaciencia o ansiedad, tics, gran actividad física, a veces generada por una gran sed de conocimientos, o por el hecho de adaptarse al ritmo de los demás. Puede observarse en la existencia de tics nerviosos, mordida de uñas o lápices, mirada continua al reloj, somatizaciones, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada