sábado, 14 de junio de 2014

PRINCIPIOS QUE DEBEN REGIR LA RESPUESTA EDUCATIVA AL ALUMNADO CON ALTAS CAPACIDADES

Para que nuestro plan de atención al alumnado de altas capacidades tenga buen fin¸ es necesario como para todo lo referente a calidad educativa¸ una buena planificación y organización. Después de lo expuesto, podemos concretar que los principios que deben regir y que debemos tener en cuenta a la hora de concretar la respuesta educativa a los alumnos que presentan altas capacidades deben ser los siguientes:
  • Identificación temprana de sus necesidades educativas específicas.
  • Atención integral desde el mismo momento en que dicha necesidad sea identificada y se regirá por los principios de normalización e inclusión.
  • De acuerdo con los principios de normalización e inclusión, las necesidades educativas específicas de los alumnos con altas capacidades deben ser satisfechas en el marco del centro educativo ordinario.
  • El objetivo de la detección e identificación de las altas capacidades es ajustar la respuesta educativa que recibe el alumno, para que logre alcanzar un desarrollo equilibrado de sus capacidades y de su personalidad.
  • El profesor de psicología, pedagogía o psicopedagogía es el responsable de coordinar los procesos de identificación y evaluación psicopedagógica de los alumnos con necesidades específicas de apoyo educativo, y el tutor es el responsable de coordinar la respuesta educativa que cada alumno requiera en función de las mismas.
  • Propiciar el desarrollo de programas, iniciativas e investigaciones sobre la atención educativa al alumnado que presenta altas capacidades.
  • Facilitar que los alumnos con superdotación intelectual alcancen el pleno desarrollo armónico e integral en función de sus posibilidades y capacidades.
  • Propiciar los medios y recursos necesarios para la adecuada escolarización del alumnado con superdotación intelectual.
  • Lograr la aplicación generalizada de las respuestas educativas adaptadas al alumnado de altas capacidades.
  • Facilitar la difusión de experiencias de especial significación sobre respuestas educativas al con sobredotación intelectual.
  • Posibilitar la actualización científica y didáctica del profesorado sobre la dimensión educativa del alumnado superdotado.
  • Los alumnos con altas capacidades no forman un grupo homogéneo, sino que presentan diversidad de perfiles; todos ellos con puntos fuertes y puntos débiles, que constituyen sus necesidades educativas específicas.
  • Una capacidad cognitiva elevada no siempre va acompañada de un rendimiento académico superior. No se deben descuidar los aspectos motivacionales, sociales y emocionales del alumno que son, al menos, tan importantes como su desarrollo cognitivo.
  • Implementar actuaciones educativas que conformen un continuo de medidas de tipo organizativo, metodológico y curricular dirigidas a todo el alumnado.
  • Promover los aprendizajes de un mayor grado de profundidad, extensión e interdisciplinariedad, con un enfoque práctico, ético y crítico.
  • Fomentar un ambiente acogedor, de buen humor, diversión y disfrute en el aula.
  • Potenciar  su  motivación, huyendo de la sombra del aburrimiento.
  • Garantizar experiencias de  aprendizaje enriquecedoras y adaptadas a sus intereses.
  • Crear un clima positivo que posibilite el desarrollo emocional y contribuya a favorecer los procesos socializadores en las aulas y en el centro.
  • Promover el  desarrollo de  sus  capacidades buscando la excelencia.
  • Facilitar la implicación activa de la familia en el proceso de crecimiento y desarrollo integral de sus hijos/as.
En este sentido, las medidas educativas que se pueden y deben adoptar con estos alumnos y que parten del enfoque comprensivo con el que se contempla la atención a la diversidad de los alumnos, tendrán por objeto el desarrollo pleno y equilibrado de sus capacidades y de su personalidad, y se concretan en medidas ordinarias y medidas excepcionales. Así, en los centros educativos ordinarios, donde están escolarizados estos alumnos, con carácter general, la respuesta educativa puede requerir desde ajustes curriculares, más o menos significativos, en alguna o en todas las áreas o materias, hasta ajustes organizativos que adecuen, desde las programaciones didácticas y de aula, que deben incluir, en su caso, las adaptaciones curriculares individuales, hasta los horarios (si se recurre a los grupos flexibles), la flexibilización o reducción de la duración de la escolaridad, la orientación y los documentos oficiales del Centro.

Todas las decisiones que se tomen formarán parte de las medidas de atención a la diversidad que los centros adoptan. Dichas medidas colaborarán en la superación de las barreras para el aprendizaje y la participación de todo el alumnado, también del alumnado con altas capacidades. Las decisiones tomadas no deben dirigirse únicamente al alumnado de altas capacidades altas capacidades sino que deben beneficiar a la totalidad del grupo  y así colaborar a los procesos de mejora de los centros educativos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada